Ñoquis de calabaza

Los «gnoccis» son del norte de Italia y los italianos del sur se ofenden si les llamas pasta…. pero son mi pasta favorita.

En mi casa cuando era niño siempre se comieron por que también es la pasta favorita de mi madre y la pasta fresca mas rápida de hacer y la mejor (son mis favoritos). En serio, son muy rápidos de hacer.

Si nos dejamos de tecnicismos y esnobismos puedes tener un plato de «gnocci» en la mesa en unos pocos minutos. En mi casa se creó un método para hacer el puré de patata instantáneo con la textura adecuada para «gnocci» de manera que, literalmente, en 5 minutos tienes la patata lista y a partir de ahí, hacerlos es un voleo.

Además, si en vez de hacer las elaboradas bolitas con surcos minuciosos haces churros de masa y los cortas a destajo el tiempo de elaboración de cada ñoqui se reduce mucho, logrando hacer suficientes para una familia bastante rápido. Si queréis probar los tradicionales, de patata, podéis pasaros por esta receta.

Por estas razones, yo postulo los «gnocci» como la «Ultimate comfort food«. Pues con los métodos que he descrito, en 10 minutos están hechos y solo hay que añadir queso y mantequilla y podrás disfrutar de un plato de alimento para el alma (y la tripa, pues bajan rápido y llenan mucho). Pero también puedes hacer salsas ricas y complejas para convertirlos en una cena un poco mas sofisticada.

Acabado mi alegato en pro de los gnoccis, os presentamos una variación igual de fácil pero con un par de vueltas. Si te gusta la calabaza y quieres una nueva forma de comerla, prueba los «gnocci» de calabaza (si te gustan los «gnoccis» babosos esta receta a lo mejor no es para ti, ya que quedan bastante duros, para ser un «gnocci»… claro)

Son súper sabrosos y ricos. Mejor comerlos con salsas sencillas, nosotros los hemos hecho con la súper-clásica combinación de salvia y mantequilla pero una salsa blanca a base de nata y vino también sería ideal.

Son deliciosos, ¡probadlos!

Ñoquis de calabaza

Ingredientes

Para los ñoquis

  • 700 g calabaza horneada
  • 300 g harina
  • 2 und huevos

la salsa (para una racion)

  • 60 g mantequilla
  • a gusto salvia
  • 1/2 vaso vino blanco
  • a gusto sal y pimienta

Elaboración paso a paso

  • Para hornear la calabaza córtala en varios trozos, despepítala y sazónala. Después cocínala a 180Cº hasta que esté blandita
  • Deja escurrir la calabaza en un colador fino con un peso encima de un día para el otro.
    La clave de esta receta es que la calabaza este lo más seca posible. Si no la escurres bien tendrás que poner mucha harina y cuanta más harina, más duros quedarán.
  • Una vez tengas la calabaza bien escurrida, añade la harina y el huevo y amásala hasta tener una masa más o menos homogénea y unida. Esta masa es un poco pegajosa. si le pones harina hasta que no se pegue (como a los de patata) los gnocci quedarán demasiado duros.
  • Con ayuda de un poco de harina haz churros y corta secciones de 2 o 3 cm según el tamaño de gnocci que te guste.
  • Bien enharinados, ponlos en una bandeja y resérvalos en el congelador o cocínalos inmediatamente.
  • Cocínalos en agua hirviendo con sal, están listos cuando flotan y debes sacarlos directamente a una sartén con la salsa.

Para la salsa

  • En una sartén hermosa pon la mantequilla que se funda.
  • Cuando la mantequilla chisporrotee tira la salvia y fríela unos segundos y tira los gnoccis directamente de la olla con una espumadera. Idealmente deja caer algo de agua de cocción.
  • Cuando el agua de cocción se empiece a secar, tira el vino blanco, sazona con sal y pimienta.
  • Reduce la salsa hasta que tenga consistencia cremosa y sirve.
¿Eres un apasionado de la calabaza? Prueba estas recetas