Mermelada de fresones

Segunda mermelada del año, primero hicimos la de kumquats y ahora le tocaba el turno a unos fresones que quedaron olvidados en el frigorífico.

Asociamos las mermeladas al exceso de ingredientes de temporada. Hoy en día sin estar ligados al campo esto es bastante inusual. No hace falta tener excedentes para disfrutar de una buena mermelada casera.

¿Cómo reaccionaríais a una tostada con una mermelada casera en un bar?, ¿volveríais verdad?. Son valores añadidos que tampoco complican tanto la operativa. En casa son tareas que se hacen solas mientras hacemos otras cosas y alegran la nevera y el estómago durante días.

Cuando hago mermeladas caseras aprovecho para rebajar la cantidad de azúcar, no por nada relacionado con temas de salud, si no porque me parece que resta sabor a la fruta y lo enmascara con dulzor. Os doy mi proporción de fruta y azúcar per podéis modificarla.

Debo advertiros que es una mermelada que debe refrigerarse, no tiene una gran cantidad de azúcar (conservante junto al vacío que se hace a los embotados). Os recomiendo aprender correctamente los métodos para embotar antes de animaros, hay muchos riesgos por medio (botulismo, por ejemplo).

Por cierto aprovecho la ocasión para aclarar que las fresas y los fresones no son lo mismo. Si utilizáis fresas conseguiréis un resultado más dulce.

Mermelada de fresones

Ingredientes

  • 1 kg fresones
  • 485 gr azúcar
  • 140 ml agua (cantidad aproximada)
  • Piel de media naranja bien lavada (opcional, puede ser otro cítrico o especias)

Elaboración paso a paso

  • Lava los fresones y retira la parte superior de las hojas.
  • Córtalos por la mitad.
  • Pon en una ollaa fuego bajo los fresones con el azúcar, el agua y la piel de naranja o los aromas que decidas. El agua es para evitar que los fresones se quemen y el azúcar se caramelice antes de que la fruta eche el jugo.
  • Deja cocer de 30 a 45 minutos, dependerá de la textura que quieras conseguir. Puedes verter una cucharada de mermelada en un plato frío para comprobar la textura.
  • Puedes triturar o dejar con trocitos, una vez triturada puedes tamizarla para quitar las semillas, como prefieras. Antes de triturar yo retiro la piel de naranja.
    Ten cuidado si decides triturarla en caliente porque una salpicadura podría quemarte, las mermeladas alcanzan temperaturas muy altas.