Orejas de Carnaval

Pocos ingredientes y un resultado perfecto. Las orejas de carnaval aparecen en diferentes puntos de España en las semanas previas a la Cuaresma. Son los últimos reductos de glotonería antes de la supuesta contención…

En Galicia son muy típicas, en mi casa son más de filloas, que si caben aún son más austeras que las «orellas de entroido» como se llaman en gallego.

La receta es bastante manipulable, se puede modificar la mantequilla por grasa de cerdo (sin duda, ingrediente gallego donde los haya) y la leche por agua, pero ni soy amiga del sabor a grasa de cerdo ni de quitar sustancia al tema sustituyendo nada por agua. Además los aromas son al gusto, lo típico es el anís, pero en casa preferimos la ralladura de naranja y aprovechamos el agua de azahar que queda del roscón de Reyes (por aquello de no tirar nada y además le queda genial).

Añadid canela, anís, otro licor, zumo en vez de leche… Al final es una masa frita, es un postre austero pero muy sabroso.

Orejas de Carnaval o Orellas de Entroido

Ingredientes

  • Aceite para freír (El que prefieras)
  • 255 gramos harina
  • 60 gramos mantequilla (o manteca de cerdo)
  • 75 ml leche
  • 1 cucharadita Esencia de azahar (o anís, o el licor que prefieras)
  • Ralladura de la piel de 1/2 naranja (o limón, o ambos)
  • 1 huevo
  • Una pizca de sal
  • Azúcar lustre o glacé para espolvorear cuando estén listas y frías (si lo prefieres puedes utilizar azúcar normal o mezcla de azúcar y canela)

Elaboración paso a paso

  • Derrite la mantequilla al baño María o en el microondas (ten cuidado en el micro porque tarda sólo unos segundos)
  • Mezcla todos los ingredientes y amasa. ¡Así de simple!
  • Deja que la masa repose para que puedas estirarla con facilidad
  • Mi truco: estiro la masa entre dos papeles de horno, cuando la tengo de 2mm aproximadamente la meto en la nevera para que se enfríe y poder cortarla sin facilidad. Puedes cortarlas con la forma que quieras, yo las corto en triángulos como si fueran orejitas de cerdo.
  • Debes freírlas en aceite bastante caliente, pero no lo quemes, que no eche humo.
  • Antes de echar en el aceite caliente, acabo de estirarla un poco con las manos, para que quede de un grosor irregular y forme más burbujitas de aire.
  • Mientras se fríen les voy echando aceite por encima para que se inflen.
  • Dales la vuelta para que se doren por los dos lados y al retirarlas del aceite déjalas escurrir sobre papel de cocina absorbente.
  • Espolvorea con azúcar cuando ya estén templadas o frías.