Korokke: croquetas japonesas de calabaza, queso y carne

Las croquetas japonesas o «korokke» son similares a las españolas, salvo que no tienen una base de bechamel sino de puré de patata o de calabaza.

La tradición japonesa no tiene arraigado el consumo de lácteos, su industria láctea no empezó a crecer ya en el siglo XX, así que es normal que sus croquetas no tengan leche. Sin embargo, hoy en día importan muchos productos lácteos y su consumo se ha hecho habitual.

La receta de hoy está inspirada en las «kabocha korokke», la versión de «korokke» de calabaza. En Japón utilizan una calabaza típica, podréis encontrarla en algunos supermercados asiáticos, pero también podéis utilizar la calabaza que haya en vuestra verdulería. La calabaza violín tiene demasiada agua, si la utilizáis necesitaréis añadir más harina a la receta.

Un par de precauciones: son bastante complicadas de rebozar, no son croquetas de masa dura, dejad que la calabaza se enfríe bien y siempre que podáis, hacedla asada para evitar que absorba agua. Utilizad panko, el pan rallado japonés, os ayudará a manejarlas ya que crea una corteza más dura que el pan rallado occidental. Si no encontráis panko, podéis triturar pan duro (con algo tipo Thermomix) sin llegar a hacerlo polvo, que queden migas más grandes.

En Japón se pueden encontrar rellenas de carne picada, con pescado, queso… Va a gustos, las de hoy llevan queso rallado y algo de carne, pero incluso solo la calabaza ya las hace deliciosas.

Croquetas de calabaza japonesas, kabocha korokke

Ingredientes

  • 600 gramos calabaza asada 1kg de calabaza cruda, aproximadamente
  • 100 gramos patata asada
  • 80 gramos queso rallado
  • 40 gramos harina
  • 90 gramos carne, pollo o pescado En esta ocasión yo he aprovechado carne asada
  • un chorrito de salsa Worcestershire
  • sal
  • pimienta negra
  • panko
  • 3 huevos Para el rebozado
  • Harina Para rebozar
  • Aceite para freír

Elaboración paso a paso

  • Mezcla la calabaza asada con la patata, el queso, la harina, y la carne cortada. Salpimenta y añade la salsa.
  • Chafa todo con un tenedor, no necesitas que quede completamente machacado.
  • Deja que se enfríe todo junto un rato en la nevera para poder manejar mejor la masa.
  • Haz bolitas un poco aplastadas y pasa por harina, huevo y panko.
  • Fríe y sirve con salsa de soja.