Espuma de café sin sifón ni magia

Para los que nos sigáis en Instagram probablemente ya sabréis de qué va esta receta; para los que no, os invito a hacerlo y os pongo en antecedentes.

Hace unos días encontré en YouTube una receta que promete una CREMA de café (lo de las mayúsculas lo entenderéis luego) de sólo 3 ingredientes: agua, azúcar y café soluble. 

Emocionada por el sinsentido químico del tema voy corriendo a Juan y le digo: ¿Dónde está el secreto? Y me dice que pruebe, que es algo que en las cafeterías italianas se hace para servir el café, que no es nada mágico (Si en este momento ya queréis ir a buscar a los vendedores de ilusiones mágicas de YouTube, buscad «crema mágica de café» también hay versión en inglés, se dice el pecado pero no el pecador)

Con mi inocencia al máximo y creyendo en los Reyes Magos… Compré café soluble y la probé….

😌😔😖😫

Creo que los emoticonos expresan con claridad mi experiencia… La receta que corre por internet es astringente y amarga, muy astringente y muy amarga… Y así podría seguir añadiendo «muys» hasta mañana y garantizo que yo tomo el café sin azúcar y bien fuerte…

Pero por si fuera poco ser algo que me revolvió el estómago por su amargor, como yo esperaba no es una crema, es un «algo espumado» que para poner sobre el café, genial, pero para comer a cucharadas clama al cielo un elemento graso.

Hemos arreglado la receta para que se convierta en algo aprovechable añadiendo más agua y azúcar para equilibrar, porque si criticas como mínimo mejóralo.

El café contiene una parte de grasa que bien puede ayudar a montar/espumar pero es imposible conseguir cremosidad con un porcentaje graso tan bajo. 

Todo esto parece un enfado con una receta que no funciona, pero no. Recetas que no funcionan hay mil, recetas sin comprobar que se comparten, también; recetas que gustan a unos y a otros no, lo mismo.

El tema que me enfada, es que hay varias personas con canales de cocina que están subiendo sus subscriptores con una receta que promete algo que no cumple. Envidia diréis algunos, sí, sin problema lo reconozco, envidia de que la gente le de al «like» sin comprobar y confíe. Pero sobretodo porque es evidente, sin demasiados conocimientos, que una crema sostenida en el tiempo no se consigue con esos tres ingredientes (supongo que tan evidente como los «crecepelos» y la gente sigue comprándolos… Madre que me lío…)

Después de esto he aprendido dos cosas:

1. Todos comemos, casi todos cocinamos pero no todos saben que hacen con los ingredientes.

2. La comida vende en Internet y mucho aunque sean sinsentidos.

Hasta aquí, más o menos es lo que os conté en Instagram en un primer asalto, tres horas después aparecí de nuevo, con la cabeza más fría y una «crema» decantada. La supuesta magia que iba a mantener a la supuesta crema ha sido un espejismo.

Evidentemente una crema o mousse que es lo que pretendían venderme en los videos de YouTube requeriría de proteínas y grasas para mantenerse.

En asamblea familiar, hemos decidido que puede ser una espuma de café perfecta para un postre de restaurante sin necesidad de sifón o para servir encima del café «cold brew» de hace unos días. Hay que ver el lado bueno del tema y de paso nos acercamos a las espumitas que tan de moda estuvieron hace unos años y quedamos como señores «snobs» sirviendo un bizcocho con helado coronado con la «crema».

Sin más líos:

Espumita de café sin sifón ni magia

Apta para postres montados al momento, para servir encima de bebidas de café. No aguanta montada más de 30minutos.
Tiempo de preparación5 min

Ingredientes

  • 135 gramos Azúcar
  • 35 gramos Café soluble
  • 285 ml Agua fría

Elaboración paso a paso

  • Batir con batidora eléctrica los tres ingredientes juntos durante 5 minutos.

Video